Sabías como se creó el primer G-SHOCK…

Un hijo hereda el reloj de su padre el día de su graduación. Tras un despiste, al hijo se le cae el reloj al suelo, se rompe y hace una promesa: “no pararé hasta conseguir un reloj indestructible para que nadie más se traumatice por perder algo de gran valor sentimental”.

Este pensamiento lo tuvo el joven ingeniero Kikuo Ibe y G-SHOCK nació de una obsesión; acabar con la fragilidad de los relojes de pulsera.

El proyecto se inició en 1981 cuando tres ingenieros, entre ellos Mr Ibe, destinaron todos sus esfuerzos a conseguir la “Triple 10″:  un reloj resistente a una caída de 10 metros, resistente al agua 10 bar y con una batería de 10 años.

Lograr su objetivo resultó ser increíblemente difícil. Exhaustos, tanto física como mentalmente después de meses de duro trabajo, empezaron a temer el fracaso. Fue entonces cuando Ibe observó a unos niños jugando en un parque. “Ningún impacto alcanza el interior de una pelota de goma cuando rebota”, pensó, y esta observación llevó al equipo a desarrollar un reloj con una estructura hueca en un módulo interior.

Tras más de 200 prototipos , en 1983 crearon el primer G-SHOCK , el modelo DW-5000, y desde entonces G-SHOCK sigue evolucionando sin dejar de mantener esta estructura básica de Kikuo Ibe, a quién nunca más se le rompió un reloj.

Kikuo Ibe

 

El padre del G-SHOCK posando con un G-man esta semana en la final de las G-Sessions en Berlin. Sonriente y muy pendiente de los asistentes que pedían fotografiarse con él. Mr Ibe es toda una institución en la familia G-SHOCK.

Kikuo Ibe y G-man

 

There are no comments yet, add one below.

Deja Un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*